Si tienes problemas de sueño, puede faltarte triptófano


El triptófano es un aminoácido esencial para nuestro organismo, pero que nuestro cuerpo no puede producir por sí mismo, así que necesita la alimentación para introducirlo. Es muy importante tomar a diario alimentos que lo contengan, ya que es imprescindible para la síntesis de serotonina, melatonina o vitamina B3.

La carencia de triptófano en nuestro organismo puede afectar a nuestro estado de ánimo, puede provocar alteraciones de sueño y problemas en la piel. Pero tiene otras muchas funciones en nuestro organismo y participa en el normal funcionamiento del sistema nervioso, del sistema cardiovascular, del sistema endocrino, del sistema digestivo y del sistema muscular.

El triptófano es un aminoácido necesario desde que somos bebés, pues ayuda a que estos tengan un crecimiento normal.

De adultos es fundamental para la producción y mantenimiento de las proteínas, músculos, enzimas y neurotransmisores del cuerpo.

Como decía, nuestro cuerpo utiliza el triptófano para ayudar a producir melatonina y serotonina. La primera es la encargada de regular el ciclo del sueño y vigilia, mientras que la segunda se cree que ayuda a regular el apetito, el sueño, el estado de ánimo y el dolor.

Por otro lado, el hígado puede utilizar el triptófano para producir niacina, que es necesaria para el metabolismo energético y la producción de ADN. Pero para ello el organismo necesita tener suficiente hierro, riboflavina y vitamina B6.

Abuso en el consumo de triptófano

Como pasa con otros muchos aminoácidos esenciales, no es conveniente tomar cantidades exageradas de triptófano. La OMS recomienda que se ingieran 4 mg por cada kilo de peso. Con una dieta normal y variada estas cantidades son fáciles de alcanzar. El problema viene cuando las personas se animan a tomar triptófano en suplementos nutricionales, ya que se alcanzan cantidades muy superiores a las recomendadas. Esto puede provocar nauseas, vómitos, acidez de estómago, somnolencia o alteraciones musculares.

Sin duda uno de los problemas más serios que puede ocurrir con el consumo excesivo de triptófano es el síndrome de eosinofilia-mialgia (EMS), es una de las enfermedades tildadas de ‘raras’ y provoca dolores musculares y un incremento del nivel de eosinófilos, un tipo de glóbulos blancos, en sangre.

Alimentos ricos en triptófano

El triptófano, como otros aminoácidos esenciales para nuestro organismo, es muy sencillo de encontrar en alimentos comunes y que solemos consumir habitualmente, como en el queso, el pollo, las claras de huevo, el pescado, la leche, las semillas de girasol, los cacahuetes, las semillas de calabaza y el pavo.

Así que como veis, tener unos niveles adecuados de triptófano en nuestro organismo no es complicado siempre y cuando se lleve a cabo una dieta variada y equilibrada.

Ver los
comentarios

Escudos para tu microbiota: cómo cuidar tus microorganismos 'buenos'

Mireia Elías

Lo que tienes que dejar de comer si te duele la cabeza con frecuencia

Raquel Alcolea

Los nutrientes imprescindibles para la mujer: las hormonas mandan

Mireia Elías

Qué comer para regular la temperatura del cuerpo cuando hace mucho calor

Raquel Alcolea

La receta del salmón al estilo thai con brócoli y arroz: delicia para los cinco sentidos

Chef Bosquet

La trampa del «me lo merezco»: cómo controlar el hambre emocional

Nutrición

Melissa González

Comentario

Principal productora de Eventos Deportivos de Alto Performance.

Contactos

© 2022 Tachira Eventos. All Rights Reserved. Made by EMC - Somos Conexión