Tóxico caracol africano invade comunidades cercanas al Lago de Maracaibo en Venezuela


El caracol africano, una especie exótica de molusco que representa un riesgo bacteriológico para humanos y animales varios, se ha convertido en días recientes en plaga en una de las ciudades más importantes de Venezuela, Maracaibo.

Expertos en ambiente y ciudadanos han reportado la presencia de cientos de caracoles africanos gigantes en patios de casa, sembradíos, jardines y colegios de Maracaibo, la urbe que funge como capital del estado más poblado del país suramericano, Zulia.

Se trata de un caracol cuya concha es cónica y puntiaguda, de color marrón y beige, con rayas alternas, que posee dos pares de tentáculos en su región cefálica y que produce excesiva baba, explica a la Voz de América el biólogo venezolano Lenín Parra.

“Es un potencial transmisor de enfermedades, por lo que se debe tener cuidado ante su presencia y reproducción excesiva. En otros lugares, sí han transmitido parásitos y bacterias patógenas, pues se desarrollan en cañadas con presencia de aguas residuales”, expone Parra.

“Han transmitido parásitos y bacterias patógenas, pues se desarrollan en cañadas con presencia de aguas residuales”
Lenín Parra, biólogo venezolano

El caracol africano gigante puede reproducirse muy rápidamente, convirtiéndose en una plaga. Los últimos reportes de su presencia en Zulia datan de hace nueve años. En estos días, los han avistado en otros municipios, como Cabimas y Jesús Enrique Lossada.

Esta especie ha representado un reto para la salud pública en otros 60 países de Asia, Oceanía, Europa y América, entre ellos Colombia, cuyo gobierno publicó en 2017 un instructivo sobre la problemática. En ese documento, se precisa que el caracol africano gigante tiene seis posturas al año y que, en cada una, produce de 30 a 1.000 huevos.

Un caracol africano visto en el Lago de Maracaibo, Venezuela. Foto corteseía de la periodista Madeyn Palmar.

Un caracol africano visto en el Lago de Maracaibo, Venezuela. Foto corteseía de la periodista Madeyn Palmar.

El gobierno colombiano subrayó además que el caracol africano es “hospedero intermediario” de parásitos capaces de producir afectaciones en el sistema nervioso central, las vías respiratorias, angiostrongiliasis abdominal (perforación intestinal, peritonitis, hemorragia), meningoencefalitis eosinofílica (que puede causar hipertensión intercraneal).

El caracol africano también ha estado presente en Estados Unidos. El Departamento de Agricultura y Servicios para Consumidores de Florida (FDACS) reportó que su plaga ha sido erradicada en dos oportunidades en este estado norteamericano. La primera vez que fue detectado en esa región del sur de Estados Unidos fue en 1969.

La erradicación más reciente fue en 2021 luego de que fuera detectado en el condado de Miami-Dade. “Previo a esa detección reciente, el último caracol vivo en Florida fue detectado en Miami-Dade en diciembre de 2017”, informó el FDACS.

Ese departamento, sin embargo, confirmó la detección el 23 de junio de este año del caracol africano gigante en el áre de New Port Riche en el condado de Pasco.

“En junio de 2022, la división de Industria de Plantas comenzó a monitorear el área, adelantó una cuarentena y comenzó el proceso de tratamiento de erradicación” de esa plaga que atenta contra la agricultura. Tres semanas luego, un laboratorio de esa institución confirmó la presencia de parásitos pulmonares de ratas en esa población de caracoles.

Según el FDACS, el caracol africano gigante “es uno de los caracoles más dañinos del mundo” y “representa un riesgo de salud seria para humanos ya que hospeda al gusano pulmonar parásito de la rata, que causa la meningitis en humanos”.

El ministerio de Salud colombiano apuntó en 2017, por su parte, que se han reportado cerca de 2.800 casos de angiostrongiliasis en países como Tailandia, China, Tahití, Estados Unidos, Cuba, Australia y Japón, asociados al consumo de caracoles crudos o mal cocidos, contaminados con parásitos como los que suele portar el caracol africano gigante.

El gobierno venezolano, hasta el momento, no se ha pronunciado con respecto a la presencia del caracol africano en ciudades del occidente del país, como Maracaibo.

Reaparición en Venezuela

La Fundación Azul Ambientalista catalogó la reaparición del molusco en Maracaibo como “una invasión”. La asociación civil Mapache Ecoaventura reportó el fin de semana que solo en una casa del sector El Milagro con la calle 5 de Julio, en las cercanías de la costa occidental del Lago de Maracaibo, recolectaron hasta 437 caracoles africanos.

Parra, por su lado, explicó a la VOA que ese tipo de caracol llegó hace años a Venezuela con propósitos diversos, como mascotas, para exhibición o incluso para servir de materia prima de “cremas de dudosa procedencia” para su venta ambulante en Maracaibo.

“Este y otros caracoles se reproducen en condiciones de alta humedad y abundante materia orgánica, por lo que esta temporada de lluvias hace propicia su reproducción”, detalló.

Este año ha traído consigo chubascos de alta intensidad en regiones del centro, el oriente y el occidente de Venezuela, provocando inundaciones, aludes y la muerte de 61 personas.

Sin alarma

El alcalde de Maracaibo, Rafael Ramírez, llamó a los ciudadanos a estar alertas ante la “infestación” del caracol africano gigante, si bien los invitó a no caer en estados de alarma.

“Estos caracoles transmiten enfermedades, parásitos y bacterias que comprometen la salud y se reproducen rápidamente”
Rafael Ramírez, alcalde de Maracaibo

Indicó que su despacho ha recibido denuncias de la presencia del molusco en varias parroquias, como Cristo de Aranza y Bolívar, así como de la Vereda del Lago, un parque de 70 hectáreas donde centenares de zulianos van a ejercitarse o entretenerse a orillas del lago.

Expertos como Parra, sin embargo, explican que el caracol africano se cuenta entre las 100 especies invasoras más dañinas del mundo por su capacidad de transmitir enfermedades como meningitis, encefalitis, diarrea, vómito y hemorragias. También, advierten que su erradicación es competencia de las dependencias oficiales de ambiente.

Tanto el alcalde Ramírez como los especialistas en asuntos ambientales recomiendan a la ciudadanía que no manipulen los caracoles o, en el peor de los casos, sostenerlos con guantes y tapabocas. Además, recomiendan llamar al número telefónico del ministerio del Ambiente de Venezuela (0800-2624368) para reportar su presencia en las comunidades.

Aconsejan además que su erradicación por parte de particulares se realice bajo estrictas normas de seguridad, mientras la alcaldía marabina recomienda, en todo caso, colocarles dentro de un envase de agua salada o quemarlos y enterrarlos posteriormente.

Mientras, organizaciones civiles como Mapache Aventura, Asodepa, Fitlosophy, Azul Ambientalista y Gato Feliz anunciaron que trabajarían a partir de este lunes junto a instituciones gubernamentales para recolectar y exterminar el caracol africano.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.



Comentario

Principal productora de Eventos Deportivos de Alto Performance.

Contactos

© 2022 Tachira Eventos. All Rights Reserved. Made by EMC - Somos Conexión